LOS 10 SUPERALIMENTOS VERDADEROS

El concepto de "superalimento" ha adquirido en los últimos tiempos, unas dimensiones extraordinarias. Tendemos a conferirle un halo casi mágico a muchos de los alimentos nuevos que importamos de otros países, culturas, cocinas… Y en algún caso es cierto que se trata de productos muy saludables, que vale la pena conocer e importar, pero en muchos otros nos hacen olvidar alimentos muy nuestros que nos brindan muchos beneficios y mil y una posibilidades culinarias.

Con este libro queremos devolver al lugar que se merecen a alimentos tan nuestros como el aceite de oliva, y destacaremos las virtudes de otros que siempre han formado parte de nuestra tradición culinaria como la almendra, el ajo, el limón, la manzana… En total, un grupo de 10 superalimentos, cuyas virtudes, variedades, consejos de compra, formas de conservación… presentamos de forma práctica, destacando alguna curiosidad y proporcionando ideas para cocinarlos, que luego salpicarán un delicioso menú semanal.

Siempre recordando que es importante tener presente, que un alimento de forma aislada, no ejercerá de ningún modo beneficios “curativos” para nuestra salud. La alimentación saludable no se mide solo por un determinado alimento y cuanto más mejor, sino por la dieta en su conjunto. Una dieta rica en alimentos de origen vegetal, frutas, verduras, frutos secos, semillas, legumbres, cereales integrales, grasas insaturadas, etc. han demostrado, sobradamente, ayudar a prevenir en muy buena parte muchas de las enfermedades asociadas al deterioro que se produce en el organismo con el paso del tiempo.

Escrito por Carlota Máñez, periodista especializada en salud, y una servidora, Mónica Carreira dietista nutricionista. Esperamos que os guste.

MERIENDAS DIVERTIDAS Y SALUDABLES

MERIENDAS DIVERTIDAS

Muchas veces conseguir que los peques de la casa coman fruta resulta una “batalla”. Cuantas veces he oído: “a mi hijo no le gusta la fruta”. Por norma general no suele ser cierto, pueden no gustarle algunas frutas, pero no todas. Los pequeños suelen ponernos a prueba o simplemente prefieren otra cosa que les resulta más atractiva. No hay que forzarlos ni obligarlos, lo ideal es dar ejemplo: si los papás coméis la fruta acabaran imitándoos y también la comerán.

Aún así podemos hacerles meriendas divertidas o mejor aún prepararlas con ellos, se divertirán, os divertiréis y les encantará “trabajar” con vosotros en la merienda. Dejad volar vuestra imaginación y crear platos divertidos  con frutas de temporada para obtener todo su sabor, olor y nutrientes.

Aquí tenéis algunas ideas geniales que he encontrado por la red.