LOS 10 SUPERALIMENTOS VERDADEROS

El concepto de "superalimento" ha adquirido en los últimos tiempos, unas dimensiones extraordinarias. Tendemos a conferirle un halo casi mágico a muchos de los alimentos nuevos que importamos de otros países, culturas, cocinas… Y en algún caso es cierto que se trata de productos muy saludables, que vale la pena conocer e importar, pero en muchos otros nos hacen olvidar alimentos muy nuestros que nos brindan muchos beneficios y mil y una posibilidades culinarias.

Con este libro queremos devolver al lugar que se merecen a alimentos tan nuestros como el aceite de oliva, y destacaremos las virtudes de otros que siempre han formado parte de nuestra tradición culinaria como la almendra, el ajo, el limón, la manzana… En total, un grupo de 10 superalimentos, cuyas virtudes, variedades, consejos de compra, formas de conservación… presentamos de forma práctica, destacando alguna curiosidad y proporcionando ideas para cocinarlos, que luego salpicarán un delicioso menú semanal.

Siempre recordando que es importante tener presente, que un alimento de forma aislada, no ejercerá de ningún modo beneficios “curativos” para nuestra salud. La alimentación saludable no se mide solo por un determinado alimento y cuanto más mejor, sino por la dieta en su conjunto. Una dieta rica en alimentos de origen vegetal, frutas, verduras, frutos secos, semillas, legumbres, cereales integrales, grasas insaturadas, etc. han demostrado, sobradamente, ayudar a prevenir en muy buena parte muchas de las enfermedades asociadas al deterioro que se produce en el organismo con el paso del tiempo.

Escrito por Carlota Máñez, periodista especializada en salud, y una servidora, Mónica Carreira dietista nutricionista. Esperamos que os guste.

LECTURA RECOMENDADA: VEGETARIANOS CON CIENCIA

Que gratificante es encontrar libros, que cuando acabas su lectura eres mejor profesional, por lo que son inevitables recomendarlos al 100%. Es lo que me ha pasado con Vegetarianos con ciencia de Lucía Martínez, también nutricionista de profesión y vegetariana.

Yo soy una persona omnívora, que prueba casi cualquier plato, criada entre cocina catalana, gallega, aragonesa y murciana he comido platos muy muy variados, no le hago ascos a casi nada y al menos hasta día de hoy no contemplo volverme vegetariana, pero si es cierto que no como tanta carne como antes. Al comprarme el libro más de uno me comentó: ¿es que ahora te vas a volver vegetariana? , mi respuesta es no, leo por placer y para aprender cosas nuevas.

 

Lucía explica de manera clara desde por qué uno debería hacerse vegetariano o al menos por qué no comer tanta carne, a las necesidades reales de los nutrientes que suelen contemplarse como deficientes en dietas vegetarianas, y siempre lo hace referenciándolo con estudios científicos.

Porque me conquistó este libro:

  • Ya en las primeras líneas comenta que no hay una dieta única que sea la mejor, algo que mucha gente promulga y por supuesto siempre poniéndose como la mejor la suya propia, hay varias maneras de comer sano. Ser vegetariano no siempre es sinónimo de salud.
  • Comentar los problemas ambientales derivados de las pasturas del ganado, son responsables nada menos que del 18% de las emisiones de gases que producen el efecto invernadero, más que los coches! Al menos para mí sorprendente!
  • Por intentar educarnos un poco y evitar el consumo desmesurado y fomentar el producto de proximidad.
  • Por detallar de manera exhaustiva la diferencia entre: ovolactovegetariano, lactovegetariano, ovovegetariano, vegetarianos estrictos, veganos y crudiveganos.
  • Explicar el problema uno de los problemas sanitarios de nuestro país: no hay dietistas nutricionistas en la sanidad pública.
  • Referenciar todo con ciencia para poder explicar los porqués.
  • No es pro-algas, algo que últimamente muchos venden como “la solución para todo” en dietas vegetarianas, cuando sabemos que puede ser una fuente importante de metales pesados y un aporte de yodo desmesurado. Pueden comerse pero no como plato principal.
  • Un vegetariano debe suplementar la B12 o tomar alimentos enriquecidos.
  • Da ejemplos de menús y raciones.
  • Es realmente interesante todo lo que explica.
  • Porque he aprendido alguna cosa que no sabía.

Por todo ello seas vegetariano o no, te aconsejo 100% este libro, no es necesario decir que ampliar nuestros conocimientos sobre alimentación ayuda a comer mejor.

 

 

COMO RECONOCER UNA DIETA PERJUDICIAL PARA LA SALUD

Dietas-Milagro

 

En estas épocas, con la llegada del buen tiempo las revistas, webs, programas de tv… nos inundan con un sinfín de dietas milagrosas que nos ayudan a perder peso de manera casi “mágica” y sin esfuerzo.

Por desgracia (o no), esto no existe, aquellas dietas que prometen perdidas de peso drásticas pueden pasar factura perjudicando nuestra salud.

Sabías que:

- Generalmente al dejar una “dieta milagro” se recuperan más kilos de los perdidos; es el conocido fenómeno “efecto rebote”. - Desconfía de aquellas dietas que nos proponen tomar un solo alimento, que ofrecen una pérdida de peso muy rápida o que recomiendan realizar ayunos ente otras pueden resultar perjudiciales para la salud. - La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) recomienda reducir como máximo entre 0,5 y 1 Kg de peso semanal.

Si te parece interesante en este artículo explico con detalle como reconocer dietas perjudiciale en el siguiente enlace:

http://www.mapfre.es/salud/es/cinformativo/reconocer-dieta-perjudicial-salud.shtml

 

 

Alimentaria 2016: Nuevos productos alimentarios

alimentaria 2016

La feria Alimentaria se celebra cada dos años en Barcelona y en ella se congregan la mayoría de empresas del sector de la alimentación en España para darse a conocer o bien para dar a conocer nuevos productos. También cuenta con numerosos expositores extranjeros que quieren buscar un distribuidor para sus productos dentro de nuestras fronteras.

A los dietistas - nutricionistas nos interesa estar informados de los nuevos productos y tendencias para poder asesorar a nuestros pacientes sobre determinados productos.

Un año más la industria alimentaria intenta ser innovadora en un sinfín de productos atrayendo la atención del público. De este año destacaría, uniéndose a las tendencias actuales, que se cuenta con una gran cantidad de alimentos “healthy”.

Si analizamos dichos alimentos cabe decir que no todos eran muy adecuados ni fieles a su eslogan, ya que observado el etiquetado muchos de ellos contaban con grasas vegetales (sin determinar si son saturadas o no), o bien exageradamente calóricos aunque sea a base de grasas insaturadas (hasta 500 kcal en menos de 100 gramos de alimentos lo que como snack de media tarde es una auténtica exageración) o algunos directamente engañosos. De ahí la importancia que le damos a saber interpretar el etiquetado alimentario.

Algunas marcas si presentaban buenas alternativas y variedades de productos como yogures con nuevos cereales (La Fageda, Activia con chía, semillas de amapola…) o caldos vegetales sin apenas sal y con grasas saludables (Aneto), frutas desecadas presentadas como snacks, palitos de pan con grasas insaturadas sin azucares añadidos y nuevos cereales, etc.

Por otro lado, y uniéndose a la moda “healthy” se unen productos con eslóganes atrayentes indicando que son más sanos que su versión tradicional cuando de sanos no tienen absolutamente nada. Destaco el caso de Bollycao Zero, un producto realizado a base de grasa saturada y azucares que por mucho que tenga menos calorías que su antecesor sigue siendo un alimento nada recomendable. En solo 60 gramos de alimento tiene 212 kcal (en vez de 300 y pico kcal que tiene la versión tradicional), contiene 10 gramos de grasa (evidentemente no cuenta con ningún tipo de grasa saludable), 27 gramos de azúcar de los cuales 11 son azucares simples, ¿creéis que es la energía adecuada y de calidad para el crecimiento de los niños? CLARAMENTE NO. Que de manera esporádica coman algún dulce o algún tipo de bollería es una cosa (y deberían ser de buena calidad y realizad con grasas insaturadas) y otra es que en la alimentación habitual quieran vender como saludable este tipo de “alimentos”.

Por lo que como conclusión vuelvo a reafirmarme en la importancia de tener buen criterio a la hora de escoger alimentos sabiendo interpretar el etiquetado, no dejándonos convencer por el agresivo marketing y teniendo muy presente que los alimentos menos procesados siempre son de mejor calidad.