ALIMENTACIÓN EN DEPORTES DE INVIERNO

esqui

esqui
  Los deportes estrella del invierno son los deportes de esquí, snowboard u otras actividades que se realizan por nieve o hielo y son una excelente manera de practicar deporte aprovechando las estaciones. Diversos factores como la altitud, el ambiente frio o cargar con el equipo, etc. aumentan de manera considerable las necesidades de energía y de líquidos, por lo que es importante tener en cuenta la alimentación. El metabolismo de los hidratos de carbono se altera de manera importante con la altitud, a mayor altura mayor consumo, por lo que en el caso de practicar esquí alpino debe tenerse en cuenta que se agotan rápidamente las reservas de glucógeno tanto muscular como hepático. Por lo que deberán tomarse antes, durante y después del entrenamiento para evitar la fatiga muscular y el aumento de lesiones.   La importancia de planificar Si practicas deportes de invierno en una estación de esquí, los restaurantes y cafeterías proporcionaran comida en cualquier momento, pero si realizas esquí de fondo, es posible quedarse sin nutrientes o liquido durante varias horas por ello es muy aconsejado planear el qué, cómo, cuándo, dónde y cómo comer en función de la práctica deportiva que quieras realizar.   Ejemplo de menú   Desayuno (antes del ejercicio)
  • Vaso de leche caliente o 2 yogures con te o café (si tienes buena tolerancia)
  • Tostadas con fiambre de pavo, queso de burgos y aceite de oliva o cereales integrales.
  • 30 gramos de almendras, nueces o avellanas
  • 1 pieza de fruta
  Durante la actividad física (a lo largo de la mañana), puedes llevar diversos snacks de pequeño tamaño, puedes escoger entre:
  • Barritas energéticas ricas en hidratos de carbono
  • Geles
  • Bebidas deportivas
  • Plátano
  • Frutas desecadas: orejones, dátiles, pasas…
  • Frutos secos: nueces, almendras…
  Durante la actividad física intensa se recomienda tomar entre 30-60 gramos de hidratos de carbono /hora. Deberán escogerse aquellos alimentos o suplementos que mejor se adapten a los gustos individuales.   Comida/Almuerzo En restaurante de pistas:
  • Plato de pasta, arroz, pizza elaborados con ingredientes fáciles de digerir como aliñados con aceite de oliva o salsa de tomate ligera.
  • Caldo caliente
  • Pieza de fruta
  En alta montaña:
  • Sustituir por bocadillo con aporte proteico: bocadillo de atún o de pollo o sustitutivos deportivos
  Merienda (tras la actividad física) Para evitar lesiones es fundamental una correcta recuperación muscular, preferentemente en los 30 minutos posteriores al acabar el ejercicio. Tomar conjuntamente carbohidratos y proteínas en una correcta proporción (4:1 o 3:1) facilitará la recuperación de glucógeno.   Ejemplos:
  • 60g de pan + 2 lonchas de fiambre de pavo o jamón cocido + 1 plátano (aprox. 90 g)
  • 75g de pan o 4 biscotes + 3 quesitos bajos en grasa (60g) + 50g de membrillo
  • Barritas o batidos post competición con: 50g de carbohidratos (preferentemente maltodextrinas) + proteína 12-15g (puede ser mediante aminoácidos ramificados).
  Cena La ultima comida del día ayudará a complementar los depósitos de glucógeno:
  • Plato de arroz o pasta hervida o sopa espesa o puré de patata
  • Filete de pollo o pavo o pescado blanco a la plancha con tomate de guarnición
  • Pieza de fruta + 1 yogur
  Hidratación Cuando se están en un medio con temperaturas bajas es fácil olvidar la hidratación, las pérdidas de líquido pueden llegar a ser importantes si nos olvidamos de ello. El frio puede quitar las ganas de beber o bien el miedo a la necesidad de tener que orinar de manera habitual, por lo que puede ser una buena opción llevar bebidas para deportistas que a la vez proporcionan los carbohidratos necesarios o bien llevar los líquidos en termos que mantengan el calor, puede ser más apetecibles los caldos, leche o batidos calientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *