Infección por Listeria, la gran olvidada en el embarazo!

listeria

SI ESTAS EMBARAZADA, O CONOCES A ALGUIEN QUE LO ESTA DEBERIAS LEERME!

Infección por Listeria, la gran olvidada en el embarazo!

Sí, el título es alarmista, lo sé, soy plenamente consciente de ello, y esa es mi intención, pero tras mi experiencia tras el embarazo y el parto, me siento con la necesidad de compartir las consecuencias para que cada embarazada sepa de verdad los riesgos de una infección alimentaria y ella misma decida si se arriesga o no en escoger con cuidado lo que se come o lo que no.

Los nutricionistas conocemos el riesgo de las infecciones alimentarias, ya que en la carrera se nos explica que puede pasar y que consecuencias puedes tener tú, pero sobre todo tu bebé. Pero por desgracia, muchos profesionales sanitarios, no son conscientes de ello llegando a afirmar que no pasa nada por comer queso sin pasteurizar, de vez en cuando un poco de jamón serrano, etc… Como muchos de mis compañeros de profesión, algo que no llevo nada bien, es que los profesionales de la salud no se reciclen, que sigan dando consejos de hace 20 años afirmando que tienen esa verdad categóricamente, y el pobre paciente, en este caso la embarazada, cree que lo que le dice el ginecólogo o la comadrona es absolutamente cierto. Por suerte no lo son todos, hay muchos profesionales muy bien preparados, pero como no sabemos que profesional hay delante, debéis estar informadas ya que vosotras y vuestros bebés sois las que sufriréis las consecuencias si hubiese una infección.

A lo largo de este año y pico he comentado varias veces, en varios post, que alimentos no se deben comer o como debemos escogerlos, cocinarlos o tratarlos para poder hacerlo, no quiero repetirme, en el caso de que haya mucho interés escribidme y volvería a hacer un post al respecto.

En esta ocasión, quiero centrarme en la infección por Listeria, la gran olvidad (algunos ginecólogos y comadronas ni siquiera nombran que alimentos deben evitarse para evitar la infección, COMO SI NO EXISTIERA), Me pregunto ¿porque lo hacen? ¿Por desconocimiento? ¿Por qué el riesgo de infección es pequeño?... El motivo no lo sé, pero si te contagias por Listeria y se lo pasas a tu bebé las consecuencias son terribles.

No quiero transmitir que durante el embarazo debes estar “histérica” sin comer nada y pensando todo lo que puedes “pillar” por comer fuera de casa o algo en mal estado. El embarazo es una etapa más de la vida, que debemos afrontar con naturalidad, pero que como en la infancia, somos más vulnerables y las consecuencias por una infección pueden ser mayores, no se trata de entrar en “estado de pánico” pensando en todo lo que le puede pasar a nuestro bebé, pero sí, estar informada y conocer las consecuencias para que decidas si quieres evitar este riesgo. Es simple: A mayor exposición a alimentos que pueden contener Listeria, mayor riesgo de infección.

Una infección por Listeria en un adulto da unos síntomas similares a los de un cuadro gripal o similares a una gastroenteritis, puede dar algo de diarrea, algo de fiebre… vómitos, etc. En una embarazada la infección puede pasar a la sangre y conseguir llegar al bebé a través de la placenta, pudiendo provocar la muerte de este en el primer y segundo trimestre de embarazo, y una infección grave en el tercer trimestre, provocando sepsis con el riesgo de que la bacteria llegue al líquido encefalorraquídeo (líquido que envuelve el cerebro) provocando meningitis y pudiendo dar problemas cerebrales realmente graves (entre ellos parálisis cerebral o retraso mental).

A una embarazada, no le gusta leer estas cosas, lo sé, pero el riesgo de muerte neonatal si te infectas por Listeria es aproximadamente del 70%, es importante que se sepa, porque aunque no es frecuente el contagio, en el caso de hacerlo las CONSEUENCIAS SON TERRIBLES.

Estar informado es vital para poder decidir qué comer o que no comer, sabiendo esto, aunque el riesgo de contagio es bajo, ¿no creéis que vale la pena evitar los siguientes alimentos durante 9 meses?

EVITAR COMER:

  • Lácteos sin pasteurizas (lee el etiquetado, si no pone que esta pasteurizado no lo comas), te sorprenderás de la cantidad de quesos que se venden que están realizados con leche cruda. Entre ellos se encuentran: quesos de pasta blanda (brie, feta, camembert, quesos azules, algunos frescos, etc). Si no estás segura, es simple: no lo comas.
  • Carnes preparadas listas para comer como pueden ser las salchichas tipo Frankfurt
  • Patés que no indiquen que están pasteurizados
  • Productos ahumados que requieren refrigeración: salmón, bacalao, arenque, atún…
  • Pescados o marisco crudos: sushi, ceviche…
  • Ensaladas o vegetales listos para comer (ensaladas de bolsa) o mal lavados.

Como lavar correctamente los vegetales:

Antes de lavar eliminar aquellas hojas o partes que estén dañadas. Deben lavarse las frutas y verduras mínimo durante 2 minutos bajo el grifo para que arrastre los posibles microrganismos, aunque es preferible dejar en remojo con un desinfectante tipo “Amukina” un tiempo mínimo de 5 minutos (seguir instrucciones del envase).

La Listeria es capaz de crecer en temperaturas de refrigeración (en la nevera) por ello es preferible que las embarazadas no coman “sobras”, a no ser que se calienten en una olla o sartén alcanzando todas las partes del alimento temperaturas de 55ºC (es cuando se destruye la Listeria), para comprobarlo puedes utilizar un termómetro de cocina.

Además de la listeria existen otros microorganismos capaces de producir infecciones.

Además de cómo profesional, ahora ya, como madre os aconsejo que durante los 9 meses tengáis en cuenta estas recomendaciones, por el simple hecho de que aunque es poco probable, no deseo que nadie pase por lo que hemos pasado nosotros, 1 mes de ingreso hospitalario de nuestro peque, por infección por Listeria con ingreso en la UCI por sepsis y meningitis (por suerte sin secuelas, pero como nos dijo un médico sevillano bien salao: “Esto que sepai que es un milagrito!”), por el simple hecho de no “quedar mal” y comer algo en casa de alguien sin saber cómo lo ha lavado o en un restaurante por no ser pesada con los camareros y no preguntar o por no escoger otra opción sin riesgo…

Y aprovecho para agradecer a todo el equipo de enfermería y pediatría de neonatos del Hospital Vall d’Hebron por ayudarnos a ganar a la Listeria!

En especial a Carlos, Roger y María residentes cariñosos y excepcionales, y a las enfermeras Sandra de semicriticos y Carme de neonatos por sus consejos y gran profesionalidad.

 

¿CUÁNTO PESO HAY QUE AUMENTAR EN EL EMBARAZO?

pesoembarazo

 

A todas aquellas mujeres que están embarazadas se les plantea tarde o temprano la misma duda, ¿¿he engordado mucho, poco?? Si comes de manera saludable, no debe obsesionarte el peso, cada mujer es diferente, y aunque a veces es inevitable, no es conveniente compararse con otras mujeres en la misma situación, porque el peso, casi seguro, será diferente.

A veces la presión por parte de la comadrona o ginecólogo/a no ayuda demasiado, y tampoco por parte de vecino, familiares, amigos… siempre sale el “experto” en embarazo que llevan dentro. No te obsesiones, ni te dejes influenciar, haz caso a tu cuerpo y a los profesionales sanitarios recuerda que están para ayudarte y guiarte.

Los datos que proporciono son orientativos, no deben tomarse al pie de la letra, puede que aumentes más o menos, pero siempre da mayor tranquilidad tener una tabla por la que poder guiarse:

Se toma como valor de referencia el IMC (peso/altura2) anterior al embarazo y se recomendará un aumento de peso mayor o menor en función de este:

 

Menor a 19,8 = aumento entre 12,5 y 15Kg

De 19,8 a 26 = aumento entre 11,5 y 13Kg

De 26 a 29 = aumento entre 7 y 10,5Kg

Más de 29 = aumento de 7Kg

 

Seguir una alimentación sana y equilibrada adaptada al embarazo y practicar ejercicio de manera habitual ayudará a mantener un peso saludable.