Alimentación complementaria (parte II)

Tras el primer post sobre la alimentación complementaria donde recogí las últimas recomendaciones sobre el tema, ampliamos más datos relevantes y de interés.

  • Alimentos potencialmente alergénicas: Los alimentos considerados potencialmente alergénicos pueden introducirse a partir de los 6 meses (excepto la leche de vaca y derivados), prestando mayor atención por si provocan reacción, se ha visto en varios estudios que retrasar su introducción no interfiere en el desarrollo de alergias, por lo que puede darse a partir de los 6 meses, huevo, melocotón, fresas, cacahuete, semillas, etc., sin ningún riesgo, así lo afirman la Academia Americana de Pediatría, la academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica, Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición pediátrica y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria.
  • Gluten: Las últimas revisiones científicas indican la importancia de introducir el gluten antes de los 7 meses (y no antes de los 4), ya que si se hace, existe mayor riesgo de enfermedad celíaca y de diabetes tipo I.
  • Alimentos con riesgo a atragantamiento: frutos secos enteros, zanahoria cruda, uvas enteras… debemos esperar a ofrecerlos enteros hasta pasados los 3 años, eso no quiere decir que puedan ofrecerse a partir de os 6 meses si se ofrecen de manera diferente, por ejemplo, frutos secos triturados formando parte de salsas, purés o utilizados como alimento para rebozar, zanahoria cocida, uvas troceadas…
  • No obligar a comer al niño: la Agencia de Salud Pública de Cataluña aconseja no obligar a comer a los niños debido al mayor riesgo de sobrepeso. Los adultos debemos escoger alimentos saludables para ofrecérselos a los niños y así promover una alimentación sana, pero debemos dejarles comer la cantidad que el niño considera ya que son capaces de regular su ingesta calórica, variando de una comida a otra, es preferible servir menor cantidad de alimento y en el caso de tener más hambre dejarles repetir, pero fomentando repetir en platos como las verduras o frutas y en cambio limitar las carnes.
  • Evitar los alimentos procesados, sobre todo los rico en azúcares y grasas: por desgracia muchos de los productos infantiles están “cargados” de azucares para hacer más atractivo el producto para l paladar de los niños. En los 3 primeros años de vida se instauran las preferencias alimentarias, si constantemente ofrecemos productos dulces a nuestros hijos se acostumbrarán a ellos haciendo casi imposible que después no los coman. Tambien debemos evitar las grasas saturadas (habituales en productos procesados) y en casa cocinar siempre con aceite de oliva.
  • Siempre que se pueda producto casero: cuando preparamos la comida en casa sabemos que lo que ponemos, y que los ingredientes, son de buena calidad, si compramos el producto “listo para comer” nunca será tan sano como debería. Es muy importante respetar la saciedad del bebé y que compartan mesa con la familia, y a poder ser compartiendo los mismos alimentos.
  • Cantidades orientativas recomendadas.
  Cantidades recomendaas

ALIMENTOS

6-12 meses

12meses – 3 años

Frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pasta, arroz, pan, etc.

Las cantidades que se ofrecen deben adaptarse a la sensación de hambre del niño, combinando al gusto según la elaboración del plato, suelen comer entre 150-250 gramos en funcion del niño.

Carne, pescado y huevo

Es importante limitar las cantidades de estos alimentos, (en nuestro entorno se consumen en exceso) ya que un consumo elevado está asociado a un riesgo de desarrollar obesidad infantil.

Carne

 20-30gr (día)

40-50gr (día)

Pescado

30-40gr (día)

60-70gr (día)

Huevo

1 unidad pequeña: medida S (menos de 53 gramos)

1 unidad mediana o grande: medida M (de 53-63 gramos) o L (de 63-73 gramos)

Fuente: Guía Alimentació en la primera infancia (Generalitat de Catalunya)

*Las cantidades deben aumentarse progresivamente, por ejemplo un bebé de 6 meses dar 20 gramos e ir aumentando a medida que crezca y según las cantidades que coma a 30 gramos.

*Si se desea dar en comida y cena debería fraccionarse las cantidades en dos tomas.

Técnicas y preparaciones culinarias

Es muy recomendable diversificar y preparar diferentes tipos de cocciones para acostumbrar a los niños a las diferentes texturas y sabores (los alimentos ofrecen es diferentes dependiendo de la cocción), hervido, al vapor, plancha, estofado, guisado, al horno, frito… siempre utilizando grasas saludables como el aceite de oliva.

Texturas y bebés

Actualmente existe dos opciones a la hora de iniciar la alimentación complementaria, la tradicional a base de purés y triturados y el BLW (Baby Led Weaning), que es Alimentación autorregulada o dirigida por el bebé, de ello hablaré en un post especial, porque da mucho de sí.

Respecto a alimentación complementaria tradicional es importante comentar que a la hora de ofrecer los cereales, no existe como única opción las famosas papillas solubles, es muy fácil preparar las papillas en casa cociendo el cereal, sea arroz, avena, mijo etc y mezclarlo con la leche, muchas de las papillas infantiles tienen azucares añadidos y las que no suelen estar dextrinadas por lo que el almidón esta “roto” para que se digiera más fácilmente haciéndolas más dulces, acostumbrando a los pequeños de nuevo a sabores muy dulces. En breve es colgaré como preparar las papillas caseras y daré opciones de algunas marcas comerciales que no están dextrinadas y donde podemos encontrar el cereal entero, es decir integral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *